En el entorno de la logística y el embalaje, el proceso de flejado es uno de los recursos más utilizados para agrupar y proteger la mercancía en muchas industrias. 

Quédate a leer este artículo para conocer qué es el proceso de flejado, para qué se utiliza, cómo se realiza el flejado y cuáles son los elementos, herramientas y maquinaria imprescindibles para flejar.   

 

Qué es el proceso de flejado

El proceso de flejado es aquel por el cual se rodea y tensa una correa alrededor de una mercancía para asegurarla y/o agruparla a otros bultos. En el sector del embalaje, esta correa se llama fleje. Y puede estar hecho en diferentes materiales, aunque los más comunes son el plástico y el acero. 

El objetivo final del flejado, al igual que otros procesos de embalaje, es garantizar que la mercancía llegue a su destino en perfecto estado. 

Y de la misma forma, como ocurre con cada técnica y tipo de embalaje, el flejado se recomienda para unas necesidades determinadas. En el siguiente apartado veremos para qué tipo de aplicaciones se utiliza normalmente el flejado. 

 

Aplicaciones del proceso de flejado

Son muchas las industrias que incorporan el proceso de flejado como una manera de preparar su mercancía para su manipulación y transporte. 

Así, sectores como el farmacéutico, la construcción, el automovilístico, el tecnológico y otros sectores industriales precisan del flejado para realizar funciones como:  

  • Reforzar el cierre de cajas individuales, ya sean de cartón, madera,…
  • Agrupar varios bultos para su manejo y envío, bien sean tuberías, periódicos, libros, madera, ladrillos, barriles, botellas de vidrio,… 
  • Unir unas cajas con otras para conseguir un único bulto compacto y unificado.
  • Fijar una carga a un palet.
  • Sujetar mercancía a vagones planos, remolques de tractores u otras plataformas.

Como puedes comprobar, el flejado tiene un número casi infinito de aplicaciones. 

Para las empresas, la clave está en valorar si el flejado es la mejor técnica de embalaje para proteger su mercancía. Y en tal caso, determinar cuál es el mejor proceso de flejado, definiendo los materiales, herramientas, maquinaria y nivel de automatización a utilizar. 

como es el proceso de flejado

 

 

Cómo es el proceso de flejado

Para el flejado de la mercancía, los flejes se colocan de manera horizontal y/o vertical, generalmente. Aunque existen multitud de técnicas de flejado para garantizar la integridad de los paquetes.  

Esto dependerá de las características de la mercancía en sí y de la técnica de embalaje a utilizar (si se combinará con otros procesos como podría ser el retractilado, si el producto irá en caja posteriormente, si irá envuelto en plástico film, en qué posición se colocarán los productos…).

A grandes rasgos, el proceso de flejado podríamos dividirlo en las siguientes fases:

 

1. Colocación de productos o bultos a flejar

En primer lugar, se coloca la mercancía a flejar en la posición correspondiente para aplicar posteriormente el fleje. 

Según el proceso de flejado, la colocación y preparación de la mercancía será diferente. 

Por ejemplo, si el flejado es semiautomático será un operario quien coloque manualmente la mercancía sobre la superficie de flejado de la maquinaria. 

En procesos totalmente automatizados, puede ser la propia maquinaria la que coloque los bultos de manera automática sin necesidad de que intervenga una persona.

 

Descubre aquí las → ventajas del embalaje automático y por qué invertir en procesos automatizados.

 

Asimismo, en los casos de flejado de palets, la preparación de la carga también se realiza de forma diferente. Pudiendo requerir o no la colaboración de un operario.

 

2. Colocación y tensado del fleje

Una vez preparada la mercancía, se procede a colocar el fleje alrededor de ella y se tensa hasta obtener la suficiente tirantez para que quede bien sujeto y asegurado. 

En este paso, la tensión del fleje juega un papel importante. Pues una mayor tensión no se traduce en una mejor protección, ya que podría dañar el producto por el exceso de tensión.

Y de la misma forma, si la tensión es inferior a lo que se precisa, la mercancía no viajará con la seguridad que debería. 

En función de cada caso, el fleje sujetará de una u otra forma los bultos. 

En el caso de asegurar, por ejemplo, el cierre de una única caja, el fleje se colocará simplemente rodeando la caja. Pudiendo colocar tiras de flejes en varias direcciones para una mayor fiabilidad en el cierre.

Cuando se trata de unir o apilar más de una caja o varios paquetes (ya sean libros, tubos,…), el fleje rodea todas las cajas o paquetes para conseguir un bulto unificado. 

En los supuestos en los que hay que asegurar una mercancía a un palet, el fleje pasa por debajo del palet para que la mercancía quede anclada a este y no se mueva durante su manipulación.  

 

3. Unión del fleje

Tensado el fleje, el proceso de flejado termina con la unión de los extremos del fleje quedando sellado a sí mismo. 

Para sellar el fleje las técnicas más comunes son:

  • Unión mediante sellado por calor.
  • Unión mediante soldadura por ultrasonidos. 
  • Unión mediante hebillas y uniones de metal.
  • Unión mediante galvanización. Utilizada en ocasiones para sellar flejes de acero.

Se emplea una u otra técnica en base al material del fleje y las herramientas o flejadoras utilizadas. 

 

Cómo flejar

En el apartado anterior, hemos visto cómo es el proceso de flejado general. Pero según el nivel de automatización, la forma de flejar difiere.

Así, como hemos visto en otro artículo sobre cómo flejar una caja, podemos distinguir 3 procesos de flejado: manual, semiautomático y totalmente automatizado

 

Proceso de flejado manual

En el proceso de flejado manual, es un operario el responsable de realizar todas las operaciones, desde la colocación y preparación de los bultos a flejar hasta la tensión y unión del fleje. 

Para este trabajo se ayuda de una herramienta: una flejadora manual con la que tensa y sella el fleje. 

 

Proceso de flejado semiautomático

Las operaciones de un proceso de flejado semiautomático las realizan conjuntamente el operario y la maquinaria. 

Normalmente, la persona responsable coloca el paquete en la posición correcta para flejar y es la máquina (flejadora semiautomática) la que realiza las funciones de colocación, tensión y unión del fleje. Si hubiese que girar el paquete o moverlo para colocar un segundo o más flejes adicionales, el operario realizaría esta tarea. 

como flejar proceso

 

 

Proceso de flejado automático

En los procesos de flejado automáticos, el operario juega un papel más bien de supervisión. Pues el proceso completo lo realiza el propio sistema de flejado (maquinaria). 

Los procesos de flejado pueden llegar a ser tan complejos como el proyecto lo requiera. Pudiendo integrarse con otras funciones o maquinaria para formar un sistema de embalaje integrado. 

 

Herramientas, materiales y maquinaria que intervienen en el proceso de flejado

Para que el proceso de flejado pueda realizarse correctamente, se requiere una serie de elementos imprescindibles. A continuación hacemos un breve repaso.

 

Materiales para el flejado

Como habrás podido comprobar a lo largo de este artículo, el material de embalaje imprescindible para flejar es el fleje

A la hora de comprar flejes las opciones son numerosas. Pudiendo encontrar una amplia gama de flejes de polipropileno PP y flejes de poliester PET, los más habituales. Hasta flejes de características más específicas como el fleje filamentado antideslizante Hot-Melt

O flejes de acero para aplicaciones donde se necesite mucha resistencia a la tracción, como puede ocurrir en el sector de la construcción.

Un segundo material imprescindible, en los procesos que lo exijan, son las uniones de flejes para el cierre de la correa. Entre ellos, podemos encontrar las hebillas, grapas e incluso, precintos.

Además del fleje y las uniones de fleje, hay casos en los que también puede requerirse el uso de otros materiales durante el proceso de flejado. Un ejemplo son las cantoneras de fleje, que se colocan en las esquinas del paquete por las que pasa el fleje. Esto se hacer para extender la tensión y evitar que el paquete se dañe.

 

proceso de flejado como se hace

 

 

Herramientas y maquinaria para flejar

El proceso de flejado no sería posible sin la ayuda de las herramientas o maquinaria adecuada. 

Para elegir la opción más adaptada a cada proyecto es necesario tener en cuenta aspectos como las características del producto, las cantidades a flejar, el nivel de automatización que se desee emplear, el resto de procesos de embalaje, las exigencias de costes,…

Esto determinará que en algunos casos baste con una flejadora manual o una flejadora de batería. Mientras que en otros casos, sea más conveniente adquirir flejadoras semiautomáticas y automáticas

En cuanto a elementos auxiliares, también podría utilizarse por ejemplo un carro portátil para transportar el rollo de fleje durante el proceso de flejado manual. O cintas transportadoras para las líneas de flejado automatizadas.  

 

Resumiendo, el proceso de flejado es una técnica muy utilizada por todos los sectores para apilar productos, unir unos con otros, asegurarlos a un palet,… con el fin de que la mercancía sea fácilmente manipulada y transportada de forma segura, evitando daños durante todo su recorrido. 

Los procesos de flejado pueden ser muy dispares unos de otros en función del producto, el sector, los procesos de producción, las herramientas y maquinaria a utilizar. Por lo que cada proyecto requiere un planificación diferente en base a sus necesidades. 

 

Si necesitas consejo para flejar tus productos o paquetes, puedes contactar con nosotros. Ya sea para pedir información o consejo sobre los materiales, herramientas o maquinaria de flejado, solicitar un presupuesto o plantear un proyecto más complejo de integración de maquinaria o configuración de una línea automatizada. 

 

 

 


Créditos de imagen: 

Foto de Negocios creado por senivpetro – www.freepik.es (https://www.freepik.es/fotos/negocios)